Contexto histórico

Av. 18 de Julio y Florida en 1922
Av. 18 de Julio
y Florida en 1922

Uruguay en 1922 contaba con un poco menos de un millón y medio de habitantes (1.491.656 según una estimación), de los cuales el 30% estaban en su capital: Montevideo. La taza de alfabetización estaba por arriba de 70%. El nuestro era un país democrático, próspero, apacible inserto en un período que los historiadores llaman "el Uruguay batllista".

Regía la Constitución de 1918 que establecía un Poder Ejecutivo "bicéfalo" compartido por el Presidente de la República y el Consejo Nacional de Administración.

José Batlle y Ordóñez votando
José Batlle y Ordóñez
votando

Baltasar Brum se desempeña en el primer cargo, mientras que el segundo órgano estaba integrado por nueve miembros, y por entonces era presidido por José Batlle y Ordóñez.

Y 1922 era año electoral. Así el 26 de noviembre, por efecto de la ya nombrada Constitución de 1918 ocurría el hecho singular que por primera vez en la historia del Uruguay se elegía un nuevo Presidente de la República directamente por parte de la ciudadanía, en sufragio secreto y universal pero sólo masculino a mayores de 21 años. Junto a la elección del Poder Ejecutivo, se votaron los cargos de parte de los miembros del Poder Legislativo: un tercio del Senado, y la totalidad de la Cámara de Diputados. Era la primera vez que se pondría en práctica el régimen de representación proporcional para cargos legislativos.

A las urnas fueron seis partidos: Colorado, Nacional (Blanco), Comunista, Socialista, Unión Cívica y la Unión Industrial.


El ciudadano más votado fue el nacionalista Luis Alberto de Herrera (en la que fue ésta su primera presentación como candidato), no obstante lo cual resultaría triunfante en candidato colorado José Serrato por efecto de la acumulación de votos “al lema”. Los colorados obtuvieron 123.279 contra 116.080 de los blancos. Las demás agrupaciones en conjunto apenas sobrepasaron los 10.000 votos.

Cabe destacar que aquella elecciones de 1922 fueron elogiadas a nivel mundial por su alto nivel de organización y trasparencia. Por ejemplo el Ministro belga Henry Ketels, que actuó como observador informó a su gobierno:

Ing. José Serrato
24º presidente constitucional uruguayo

    "Asistí a las operaciones del escrutinio en una mesa electoral que encontré en mi camino, en la campaña, y admiré el orden en el cual pasaban las cosas. La mesa había sido instalada en el vestíbulo de una escuela. Los electores esperaban en la calle. Un agente de policía designaba a quien tenía que ir a votar. El elector presentaba su hoja de inscripción cívica ante el Presidente; era de inmediato controlado por los testigos de los diversos partidos. Si estaba en regla, el elector recibía de manos del presidente un sobre abierto y se retiraba a una pieza adyacente en donde se encontraban las listas de los candidatos de los diversos partidos que habían sido colocadas por los comités electorales. Ponía una dentro del sobre, lo cerraba con goma, volvía ante la mesa y depositaba ese sobre cerrado en una urna ubicada sobre la mesa. El secreto del voto era entonces absoluto."
El ingeniero Serrato, asumiría el 1º de marzo del siguiente año. En tanto, el Consejo Nacional de Administración pasó a ser presidido por Julio María Sosa.

En este marco social y político, surge la radiodifusión uruguaya...